lunes, 31 de julio de 2017

Y qué importa

¿Y cómo te digo
ahora que te quiero?
¿Cómo expresarte
lo que ha dolido
el haberte perdido
en esa lejana vida
de tierna juventud
que me parece
haber vivido
en un mundo paralelo?
Que diviso
entre la bruma del tiempo
casi como un sueño.

Y qué importan
todas las hojas
que han llorado
docenas de otoños
(por nosotros).
Y qué importa
el profundizar de raices
de las acacias
y los almendros
mientras esperaban
el reencuentro
(el nuestro).
Y qué importa
el amor platónico
de jaurías de lobos
por constelaciones
de lunas llenas
que para oirlos aullar
salían de sus cuartos
menguantes.
Y qué importa
el desespero de los ríos
por desembocar
en todos sus mares.
Y qué importan
todos los cometas
que brillan de ilusión
mientras recorren
distancias estelares.

Y qué importa
si todos los decimales
de PI contienen toda la poesía
que jamás podré escribirte
(y que nunca leerías).

Y qué importa
que el universo
haya llegado
a entenderse a si mismo.
Si tú no me entiendes a mí.
Si no encuentro
los grafos,
ni las pinceladas,
ni los mares de lágrimas
en incontables almohadas,
ni las auroras boreales,
ni las alboradas,
que te hagan entender;
que te necesito conmigo,
que necesito
que nos inventemos
otra vez una vida
que sea nuestra,
un sueño para soñarlo juntos,
unas sábanas
para incendiarlas
en los cuartos
crecientes de luna.

O si nada de eso es posible,
que necesito al menos
la chispa de tu mirada;
esa que tenías,
cuando en una vida pasada,
parecía que me amabas.


@SolitarioAmnte / vii-17











Reminiscencia de Invierno (parte VII – final)

Ese lunes por la mañana Salvatore llama a Alessandra camino a su trabajo. Le dice que es vital conversar esa misma tarde. Le pide que salga...

Cristales rotos