martes, 4 de julio de 2017

El placer en tu arte

Reflexiono al desnudarte
que en tu piel de porcelana
habita un dulce misterio;
trazos gráciles del arte
en azul, en negro y grana,
dioses de un antiguo imperio.

Y no puedo sino amarte,
hacerte mi ansiada diana.
Mis ojos en cautiverio
no hacen sino desearte.
Y si la belleza es vana,
no estoy para un monasterio.

Aunque mi mirada te harte,
te besa, le viene en gana.
Sufro cualquier vituperio
para poder contemplarte.
Tu hermosura brota y mana,
cual fuego sacro, sahumerio.

Grácil pincel te dibuja
una forma caprichosa,
figuras despampanantes;
tejiéndote con aguja
la intensa tinta dichosa
sobre carnes abundantes.

Hay un grafo que me embruja
en tu figura de diosa,
y ya no soy el que era antes.
Un deseo me apretuja
por tu estampa voluptuosa
con acertijos fragantes.

Mi alma se desarrebuja
ante la vista gloriosa
de curvaturas vibrantes.
Usando la tientaguja
explorando tierra y rosa
de colores tan brillantes.

Eres sublime visión,
ríos de extensa locura,
tu alucinante esplendor
hace estallar mi pasión
y alza mi temperatura.
Contigo soy soñador.

Va en aumento mi ambición,
tus colores son mi cura,
te idolatro con fervor.
Tu arte va a ser mi canción,
tus círculos verdad pura
y tus labios mi temblor.

Te entrego mi rendición,
mi alma lealtad te jura,
lo hace sin ningún temor
así sea perdición.
Te voy a amar sin mesura
a ti, a tu arte y a tu amor.


@SolitarioAmnte / vi-17


Reminiscencia de Invierno (parte VII – final)

Ese lunes por la mañana Salvatore llama a Alessandra camino a su trabajo. Le dice que es vital conversar esa misma tarde. Le pide que salga...

Cristales rotos