viernes, 1 de septiembre de 2017

Cuando desfallece el sol

Cada día cuando desfallece el sol
se me apaga un poco la vela de la vida
y en alguna esquirla de realidad
tan inequívocamente indefinida,
me duele;
me duele la enormidad del hecho irrefutable
de que tú, no estás.

Tú,
___ que alguna vez fuiste algo
___ (en el onírico reflejo de mi lecho de espejo)
___ y otras veces quisiste ser algo
___ y que alguna vez ya no quisiste ser nada
___ (el día que hallé la orilla del infinito
___ y se me acabó aquella eternidad).

Tú,
___ que siendo nada, ajenamente mía
___ serías siempre el todo de la nada en el algo.

Tú,
___ que fuiste la caricia en la mejilla virgen
___ y los ojos que brillaron en aquel iris
___ que al fin resplandeció, por amor.

Tú,
___ que fuiste novia, amiga, compañera,
___ confidente, amante,
___ esposa, esposa, esposa,
___ rival...
___ En todas las vidas que imaginé contigo.

Tú,
___ el negro rostro de la noche
___ cuando el relámpago del reloj
___ me rompía el inconsciente
___ a las 3:33 exactamente.

¡Ah, pero sí!
También tú,
___ el aroma del alba sonrisa del alba
___ y el sabor del radiante mediodía.

Tú,
___ la inagotable y profunda
___ espina perenne...

Tú,
___ la que nunca, la que quizás,
___ la que jamás,
___ y la que siempre para nunca siempre.

Tú,
___ la herida punzante,
___ el latido sangrante,
___ la navaja, la navaja.

Tú,
___ el verso importante.

Tú.



"Cada poema es único. En cada obra late,
con mayor o menor grado, toda la poesía.
Cada lector busca algo en el poema.
Y no es insólito que lo encuentre: Ya lo
llevaba dentro" ~ Octavio Paz.


@SolitarioAmnte / ix-17



Reminiscencia de Invierno (parte VII – final)

Ese lunes por la mañana Salvatore llama a Alessandra camino a su trabajo. Le dice que es vital conversar esa misma tarde. Le pide que salga...

Cristales rotos