lunes, 28 de agosto de 2017

Somos dos y somos uno

Tu mirada danza
al compás de mis pupilas
que te miran y te admiran
devorando tu luz
y comiéndote viva.

Mis ojos se anticipan
al tacto de mis dedos
a mis labios
a mis besos furtivos
a la humedad de mi lengua
que nace, se embriaga
y se deshace
en el albaricoque de tu piel.

La luz de tu rostro
me acaricia
con su sonrisa de luna
y la luna de tu ombligo
me lleva a su lado oscuro
y somos dos y somos uno.

Tus pechos son mis dientes
mi lengua son tus pechos
me succionan y me vierten
en sus valles de azahares
y somos dos y somos uno.

Y cantas y cantas
melodiosa armonía
que seduce mis sentidos
me susurras me murmullas
y me acunan tus gemidos.

Me gesta tu vientre
y en tu entrepierna
soy siembra y soy fruto
soy playa y crepúsculo
soy alba y soy sol...

Y somos dos, y somos uno.


@SolitarioAmnte / viii-17


Reminiscencia de Invierno (parte VII – final)

Ese lunes por la mañana Salvatore llama a Alessandra camino a su trabajo. Le dice que es vital conversar esa misma tarde. Le pide que salga...

Cristales rotos