viernes, 16 de junio de 2017

Cristales rotos

A pies descalzos camino,
entre los cristales
de mi corazón roto,
en la habitación de mi alma.

Vacío de tormentas,
inundado de tu ausencia,
vacío de sentires,
colmado de ecos mudos.

El silencio me envuelve
en su manto atronador,
los cristales blandos
se clavan como agujas
en el abismo de mi alma.

No hay dolor,
pero hay un sabor,
dulce amargo claroscuro.

No hay dolor,
pero hay un aroma,
fétida caricia estridente.



@SolitarioAmnte / iii-17




Reminiscencia de Invierno (parte VII – final)

Ese lunes por la mañana Salvatore llama a Alessandra camino a su trabajo. Le dice que es vital conversar esa misma tarde. Le pide que salga...

Cristales rotos