viernes, 14 de julio de 2017

Sin sutilezas termina lo nuestro

Rotas todas las promesas
sin corazón en el pecho
fracturamos hoy lo nuestro.
Ya no importa si me besas
y si aceptas como un hecho
éste final tan siniestro.

Las almas ya no están presas
y su libertad hoy fecho.
Me hirió tu corazón diestro
con sus maldades confesas
y quedó un amor deshecho.
Ya ni mis ojos te muestro.


Ya no esperamos sorpresas.
¿Y qué si al olvido hoy te echo?
¿Y qué si amor no demuestro?
Si del miedo somos presas
fieras te dejan maltrecho.
El corazón hoy adiestro.

Son absurdas tus revesas,
el amor yace en el lecho;
pues siempre fuiste maestro
en dejar las almas lesas.
Tengo el corazón estrecho,
me destrozaste hasta el estro.


No estoy para sutilezas
mas no quise herir tu pecho.
Nunca lo hice manifiesto
mas fueron más mis torpezas
que mal actuar al acecho.
Todo el sentir no demuestro.

Pues para ti tus rarezas
y ese tu hiriente despecho,
que tu sentir ya no es nuestro.
No doy más delicadezas:
mi corazón no es tu techo.
Y aquí termina lo nuestro. 



Poema en colaboración: @Pequenho_Ze & @SolitarioAmnte
vii-17



Reminiscencia de Invierno (parte VII – final)

Ese lunes por la mañana Salvatore llama a Alessandra camino a su trabajo. Le dice que es vital conversar esa misma tarde. Le pide que salga...

Cristales rotos